El coste de oportunidad, ese gran desconocido

A lo largo de nuestros años de experiencia en el mundo de la empresa, ya sea pequeña, internacional, familiar, de cualquier tipo, hemos podido comprobar que hay ciertos costes no tangibles que suelen escaparse al análisis económico-financiero, y que afectan sobremanera a la sostenibilidad del negocio.

Preparando nuestra vuelta de vacaciones, para el mes de septiembre, queremos dedicar unas reflexiones a este gran desconocido: el coste de oportunidad.

Primero vamos a definirlo, el coste de oportunidad es aquel coste en el que se incurre cuando dejamos de poner en práctica alguna actividad, inversión o iniciativa, ya que si la pusiésemos en marcha el beneficio sería cuantificable. Es el valor de la mejor opción no realizada.

En pocas palabras y claras, “cuando el no hacer algo supone un coste”.

A veces hay que utilizar el pensamiento lateral (otro día hablaremos de él) y realizar observaciones de la realidad más allá de la lógica.

Es decir, en ocasiones el coste de oportunidad se refiere a la pérdida real de beneficio que nos da el no realizar una actividad concreta.

Algo así como decir que si no lo hago pierdo dinero.

Resumiendo, dos posibilidades:

  1. Coste de oportunidad = beneficio futuro no conseguido al no realizar la actividad-inversión o iniciativa propuesta.
  2. Coste de oportunidad = pérdida real por no llevar a cabo la mejor opción.

Vaya, ¿y eso como se demuestra, o se mide? Pregunta típica que nos hacen en ocasiones.

  • El conocimiento del sector nos lleva a minimizar el riesgo de pérdida por incurrir en este tipo de costes de oportunidad.
  • El análisis previo de todas las opciones y su puesta en marcha minimiza el riesgo y nos hace decidir la mejor opción: hacer o no hacer en cada momento.

En épocas de recesión económica el dejar de hacer puede significar a medio y largo plazo un coste brutal para la empresa. ¿Hemos valorado cual puedes ser? El vivir el corto plazo, con miras cortas, puede producir miopía gerencial. Y ésta se basa en el desconocimiento del valor del coste de oportunidad.

NO LO DUDES, AÑADE EL COSTE DE OPORTUNIDAD AL ANALISIS DE COSTES DE TU EMPRESA